top of page
Search

Cuatro cosas que el personal clínico bilingüe debe saber

Pilar Ortega y Rachel Showstack

 

Usted es una enfermera que trabaja en un hospital en los EE. UU. y habla inglés y español porque creció en los EE. UU. y aprendió español en casa (o estudió español en la escuela). Se le asigna la atención de un paciente que prefiere comunicarse en español, por lo que simplemente le habla en español, ¡no hay necesidad de un intérprete! ¿Correcto?

 

No tan rápido. La capacidad de hablar un idioma con fluidez en el contexto de las responsabilidades clínicas no es lo mismo que la capacidad de hablar un idioma en casa o en la clase de español.

 

Desafortunadamente, muchas entidades de atención médica no tienen un proceso claro para que el personal clínico sea identificado como un proveedor bilingüe calificado, alguien que se ha determinado que puede realizar sus tareas clínicas de manera competente en un idioma adicional además del inglés.

 

Aquí hay cuatro puntos a tener en cuenta al comunicarse con pacientes que necesitan asistencia lingüística:

 

1.     Lo mejor es trabajar con un intérprete hasta que se haya evaluado su dominio del idioma para el contexto clínico y se haya determinado que usted es un proveedor bilingüe calificado. Averigüe si su institución tiene una política de evaluación de habilidades lingüísticas de los proveedores bilingües. Si no cuenta con un sistema, la autoevaluación es una buena manera de empezar a determinar su propio nivel de habilidad utilizando una herramienta validada: Interagency Language Roundtable for Healthcare (Mesa redonda de lenguaje interinstitucional para servicios de salud) ILR-H . Las investigaciones muestran que si se autoevalúa como Muy Bueno o Excelente en el ILR-H, es muy probable que apruebe un examen de certificación formal. Hay varios exámenes disponibles para confirmar el dominio del idioma por parte del personal clínico, y usted podría considerar solicitar apoyo financiero institucional o, si hay fondos de educación continua disponibles para usted, podría considerar solicitarlos para cubrir los costos de capacitación o exámenes.

 

2.     No se recomienda que el personal clínico bilingüe actúe como intérprete. El personal clínico puede ser apartado de sus responsabilidades laborales para interpretar. Los profesionales clínicos en formación, como los estudiantes de medicina, a menudo experimentan este tipo de carga extra de responsabilidad a las minorías y pueden tener dificultades para rechazar las solicitudes para servir como intérpretes debido a la compleja dinámica de poder cuando los supervisores u otros miembros del equipo solicitan su ayuda. Además, algunos de los errores comunes en la comunicación que pueden ocurrir durante estos encuentros mediados por intérpretes incluyen la inserción de opiniones y la editorialización. Debido a sus conocimientos médicos, es más probable que los profesionales de salud editen lo que dice el médico o el paciente, lo que puede llevar a problemas de comunicación. Pasar de ser un personal clínico en algunas situaciones y un intérprete en otras es más fácil decirlo que hacerlo. Algunos hospitales tienen políticas que diferencian claramente entre las funciones del personal clínico bilingüe y el intérprete, y estas pautas son útiles y pueden hacer más fácil al personal clínico de sentirse seguro al rechazar solicitudes de interpretación inapropiadas, como por ejemplo diciendo: "Lo siento, no se me permite interpretar; está fuera del alcance de mis habilidades".


Para hacer frente a la escasez de intérpretes, algunos sistemas de salud han formalizado el proceso de adopción de un "doble papel" como personal clínico e intérprete. Sin embargo, hacer esto sin sobrecargar injustamente al personal clínico bilingüe es un reto: es importante que los sistemas establezcan expectativas claras con respecto a la carga de trabajo y la división de responsabilidades, brinden capacitación específica para evitar errores de interpretación comunes para los intérpretes clínicos, garanticen que el personal clínico de doble función reciba una compensación adecuada y busquen activamente y sean receptivos a los comentarios del personal clínico participante.

 

3.     Evaluar el dominio del idioma del personal clínico para la atención directa al paciente es diferente a evaluar las habilidades de interpretación médica. Algunos sistemas de atención médica piden al personal clínico que realicen un examen de interpretación médica para decidir si están calificados para usar ese idioma con los pacientes. Sin embargo, si las habilidades que se evalúan son diferentes de las habilidades que el personal clínico será aprobado para usar, entonces la prueba no es válida. Esto perjudica al personal clínico que puede fallar en una prueba de interpretación incluso cuando sus habilidades para la comunicación en el idioma concordante puedan ser excelentes. También se amenaza la seguridad del paciente en aquellas situaciones en las que alguien pudiera aprobar un examen de interpretación, pero no estar capacitado para realizar sus responsabilidades clínicas en ese idioma.

 

4.     ¡No está solo! Hay muchas maneras de colaborar con las personas desde diversas disciplinas, profesiones y perspectivas para mejorar el proceso de evaluación de las habilidades lingüísticas del personal clínico por parte de las entidades sanitarias. Los lingüistas, los profesores de idiomas, los intérpretes y los miembros de la comunidad pueden convertirse en sus aliados. Mejorar las políticas de acceso lingüístico en las instituciones de salud es una parte importante del apoyo a la salud y el bienestar de los pacientes y las comunidades que prefieren comunicarse sobre su salud en idiomas distintos del inglés.

 

 

Para obtener mayor información relacionada a unirse a los esfuerzos de equidad lingüística o convertirse en un proveedor bilingüe calificado, visite el sitio web de la Asociación Nacional de Español Médico: www.NAMSpanish.org.

 

 

Alce su voz es una iniciativa comunitaria de Wichita State University cuya misión es mejorar la equidad en la salud para los hispanohablantes y los hablantes de lenguas indígenas en los Estados Unidos, con un enfoque en Kansas y el Medio Oeste. Para obtener mayor información o para participar, envíe un correo electrónico a alcesuvoz@wichita.edu. También puede unirse a nuestra lista de correo electrónico y seguirnos en Facebook.

 

Puede leer este artículo en inglés aquí.


Una paciente describe sus síntomas en la Clínica Comunitaria Jay Doc. Cortesía de Jay Doc.


3 views0 comments

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page